...LA GUERRA ES LA ANTITESIS DE LA PAZ Y NOSOTRAS LUCHAMOS POR LA PAZ...

29 de abril de 2008

Aumenta el número de suicidios entre los militares

VA Confirms 18 Vets Commit Suicide Everyday

by Jason Leopold http://www.opednews.com

Jason Scheuerman shot himself with a rifle on July 30, 2005. The 20-year-old's suicide note was nailed to the close in his barracks. It said, "Maybe now I can get some peace." "Jason desperately needed a second opinion after his encounter with the Army psychologist," Chris Scheuerman testified in mid-March before the Armed Services Committee's Military Personnel Subcommittee.
"The Army did offer him that option, but at his own expense. How is a PFC (private first class) in the middle of Iraq supposed to get to a civilian mental health care provider at his own expense?" he said. "I believe a soldier should be afforded the opportunity to a second opinion via teleconference with a civilian mental health care provider of their own choice." Dr. Arthur Blank, a renowned expert on PTSD who has worked closely with the VA, testified during the federal court hearing in San Francisco last month that multiple deployments are largely responsible for an increase in veterans suicides.
"I think it's because of multiple deployments, which means one is exposed to trauma over and over again," Blank testified.

Abril se convierte en el mes más letal desde septiembre para los soldados estadounidenses


El número de estadounidenses que murieron en Irak durante el mes de abril llegó a 44, lo que lo convirtió en el mes más letal para las fuerzas de Estados Unidos desde septiembre. El lunes, cuatro soldados estadounidenses murieron en Bagdad.

www.democracynow.org


Foro Anti-Bélico en el Centro Comunal Península de Cantera 2 de mayo 4pm

Viernes 2 de mayo a las 4:00 pm en la Península de Cantera, Madres contra la Guerra participará en un programa educativo a la comunidad : se presentarán los videos

PROGRAMA DE LA ACTIVIDAD

Presentación Reseña de la Película:

Why we fight?

De: Eugene Yareki

Disertación sobre el Militarismo y la Guerra en Irak

Amenizacion por el grupo:

(Danza Grupal)

Presentación del video

Before You Enlist

Disertación sobre el Reclutamiento Militar

por la Dra. Sonia Santiago

Fundadora y Portavoz de Madres Contra la Guerra

Foro Abierto y Preguntas

26 de abril de 2008

Las guerras la han perseguido toda su vida

video
Firuzeh Shokooh Valle
Primera Hora
Las guerras no la han dejado tranquila. Desde que era una niña en Naranjito, Sonia Margarita Santiago escuchaba las historias de la guerra de Corea que relataban sus tíos y su madre, quien recordaba cómo los camiones se llevaban a los muchachos para la Primera Guerra Mundial. Pero, no sólo fueron las historias de guerra lo que la impresionaron.
Sonia Santiago conoce la guerra muy bien. Está casada con un veterano de Vietnam, y uno de sus cuatro hijos, Javier, estuvo en Irak un año y medio patrullando las calles de Bagdad, Basora y Kirkuk. Como madre y esposa ha vivido las consecuencias devastadoras de la guerra: la depresión, el trauma, el aislamiento, el terror, los recuerdos, la culpa.
“Todos esos famosos beneficios que supuestamente les van a dar después de la guerra, de nada les vale porque no los pueden disfrutar”, dice la fundadora de la organización Madres contra la Guerra durante una entrevista en su casa en Dorado, donde vive con su esposo, Víctor Figueroa, su hijo menor, “Chago”, y su mamá, doña Lola.
Santiago, de 58 años, tiene muchas cosas que decir. Sus ojos azules cristalinos saltan cada vez que pronuncia una palabra. La conversación fluye como un río a punto de desbordarse. Con pensamientos desordenados y sin cronología. Así mismo se podría sentir una persona en medio de la guerra: en un tiempo sin tiempo.
¿De dónde es?
-Me crié en una familia bien católica en Naranjito. Soy hija única, pero me criaron con mucha disciplina, con disciplina de campo, de mucho trabajo. Mi mamá es huérfana de madre y crió a sus nueve hermanos en el campo de Naranjito. Mi padre era un ser de luz. Llegó hasta el segundo grado y ella, hasta cuarto, pero tenían una inteligencia natural. Mi papá tenía el colmado del pueblo. Los dos pusieron todas sus aspiraciones en mí.
¿Era una familia muy católica?
-Sí.
¿Y conservadora?
-No necesariamente. Eran bien luchadores. Mi mamá formó parte del movimiento del pueblo que se opuso a que tiraran un gasoducto por el pueblo. Yo tenía ocho o nueve años y me daba tanta vergüenza (se sonríe), porque íbamos de casa en casa a pedir firmas. Mi mamá fue hasta el Capitolio. Creía que ser católico iba a la par con la transformación social.
¿Cómo surgió su conciencia en contra de las guerras y a favor de la paz?
-(Piensa) Por mis tíos. Todavía recuerdo sus conversaciones con mi madre. Recuerdo cuando mi tío Andrés preguntaba por qué tuvo que pelear en la guerra de Corea y decía: '¿Qué me han hecho los coreanos a mí?'. Yo escuchaba esto desde pequeña y la oposición férrea de mi madre y lo mucho que a ella le había dolido que sus hermanos fueran a la guerra. Mi madre, que va a cumplir un siglo de vida, todavía recuerda a los camiones llevándose a los hombres para la Primera Guerra Mundial. Recuerda a las mujeres gritando.
¿Cuándo entra de lleno en el activismo?
-En la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras, me uní al Comité de Resistencia al Servicio Militar Obligatorio (Crasmo) con monseñor Antulio Parrilla Bonilla, líder del movimiento cooperativista y parte del movimiento de la Teología de la Liberación. Era la época de la guerra de Vietnam en 1966, la época de los flower children en contra de la guerra.
¿Era hippie?
-No, no, eso no. Yo quería ser una intelectual.
La guerra los marca
Luego de terminar su bachillerato en psicología en la UPR, emigró con sus padres y el padre de sus hijos —en aquel momento tenían dos— a Los Ángeles, donde vivió 18 años. Estudió su doctorado en psicología clínica en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y trabajó con la Iglesia Católica con sobrevivientes de la guerras centroamericanas. Actualmente dirige el Programa de Asistencia Psicológica a Víctimas del Crimen en la Universidad Carlos Albizu.
¿Cómo su hijo se unió al Ejército de Estados Unidos?
-Ahí es que está la contradicción irreconciliable. ¿Cómo es posible que un hijo mío se haya enlistado en las Fuerzas Armadas? Y es que el diablo tiene mucha cizaña... Mi hijo terminó un bachillerato en Educación en mayo del 2001 y estuvo 10 meses desempleado... Había cogido $8,000 en préstamos estudiantiles universitarios y a los seis meses los bancos empiezan a llamar y a pedir que se les devuelva el dinero y amenazan diciendo que se les va a dañar el crédito. Para no forzar la situación económica, negoció que le cancelaran la deuda por un contrato de ocho años, cuatro como activo y cuatro como inactivo... No nos dijo nada, no lo consultó con nadie.
¿Cómo fue eso para usted?
-Una decepción, una desilusión. Le dije: 'Javi, ¿y si se esmanda una guerra?'. Y me dijo: 'Ay, mami, no va a pasar nada' (suspira)... Entró con las primeras fuerzas de ocupación en Irak el 19 de marzo de 2003. Pusimos cinco líneas de teléfono en la casa. Íbamos a los trabajos y volábamos de regreso por si acaso nos llamaba. Estuve hasta seis semanas sin saber de él. Como era infantero, no tenía acceso a Internet. Estaba patrullando las calles de Irak.
¿Cómo impactó la guerra a su hijo?
-A los soldados se les prohíbe hablar de lo que hacen en las guerras, así es que te puedo hablar en términos generales de lo que los soldados cuentan sin decir que es mi hijo. Los soldados dicen que las calles huelen a sangre... Mueren cada mes entre 800 y 1,000 civiles iraquíes. En total, han muerto 1,200,000 civiles iraquíes desde que empezó la guerra, de acuerdo con dos estimados de la Universidad Johns Hopkins y las Naciones Unidas. Hay más de cuatro millones de personas desplazadas de Irak. Los soldados ven las familias enteras huyendo del horror de la guerra, se ven heridos por las calles, familiares corriendo con niños destrozados. Una de las cosas que dicen es el cargo de conciencia porque tienen una orden de matar a cualquier civil si le dan la orden de “alto” y no lo hacen...
¿Cómo llegan estos soldados?
-Vienen bien marcados, aislados, no se quieren inmiscuir con la familia, se le dice: 'Te vamos a hacer una fiesta de bienvenida'. Y dicen que 'si haces una fiesta aquí, me voy'. Su grupo primario deja de ser la familia para convertirse en el grupo de los soldados con quienes compartieron... Mi hijo también tiene dos discos herniados por la mochila que tenía que cargar de 75 libras y el uranio reducido le produjo osteoporosis y osteoartritis. Esto es bien común entre los soldados.
¿Qué está haciendo su hijo ahora?
-Muchos de los soldados vienen de la zona de guerra con el síndrome de estrés postraumático (PTSD) que se caracteriza por una disfunción psicológica y funcional, asociados entre el mundo que te circunda y lo que provocó el trauma. En el caso de los soldados, se conoce como inducido por el combate. Por ejemplo, el sonido de los helicópteros los pone bien nerviosos, el cocinar con ajo les trae recuerdos... porque los iraquíes consumen mucho ajo. Uno de los efectos peores son los cambios emocionales que te impiden funcionar académica o profesionalmente. Están hipervigilantes, no pueden estar en grupos grandes... Esto les trae muchos problemas ajustándose a su vida familiar, comunitaria y ocupacional... Y la culpa por haber participado en un conflicto bélico, haber presenciado situaciones terribles, por haber sido asesinos...
¿Él ha podido rehacer su vida?
-Parcialmente. Como tantos otros soldados, no puede trabajar, no ha podido estudiar. Sólo recibe un 30% de incapacidad, como $310 mensuales. Está bien nervioso... Se casó con su novia de escuela superior y te digo sinceramente que no creo que hubiera podido...
¿Casarse con una persona que no lo conociera de antes?
-Exactamente.
¿Cuáles eran sus sueños?
-Sus sueños eran hacer una maestría en matemáticas. Y se le han tronchado todos sus sueños.. Seguir con el balompié, era atleta.
Luego de regresar, Javier, ahora de 32 años, se declaró objetor por conciencia y se fue a Texas a vivir con su esposa. Santiago aseguró que allá los veteranos reciben mejores servicios médicos y psicológicos que en Puerto Rico.
¿Su hijo está involucrado en algún grupo de activismo contra la guerra?
-No, no quiere estar en ningún grupo.
¿Su esposo también es veterano de guerra? ¿Cuál es su postura en torno a la guerra?
-Está en contra de la guerra. Estuvo en lo que se conoce como Hamburger Hill, una situación bélica espantosa... Está diagnosticado con el síndrome de estrés postraumático. En los días nublados se pone de un humor espantoso y muy deprimido. Estuvo en una zanja durante los monsoon en Vietnam (la época de lluvias intensas). Estuvo tres meses sin que lo vinieran a rescatar, lleno de lapas, y no podía salir del agujero. Está severamente afectado y emocionalmente marcado por la guerra.
A usted la ha perseguido el tema de la guerra.
-Es increíble.


Apoyo a familiares de los soldados
La máquina contestadora del teléfono de la casa de Sonia Santiago siempre tiene decenas de mensajes de familiares de soldados buscando orientación.
La fundadora y coordinadora de la organización Madres contra la Guerra ha dedicado gran parte de su tiempo a ayudar a buscar servicios y apoyar a otras madres y familiares de soldados puertorriqueños que están o han estado en la guerra de Irak. Empezaron unas cuantas madres y ahora son más de 200 familias.
¿Cuándo se fundó Madres contra la Guerra?
-El primero de mayo del 2003 escucho al presidente (George W.) Bush decir que se había acabado la guerra. Me indigné tanto. Entonces empecé a identificar a personas afines con esta lucha contra la guerra y a ayudarlos cuando regresaban los soldados de Irak. Se llama Madres contra la Guerra porque somos las madres, casi siempre, las que damos todo por nuestros hijos, y también en solidaridad con esas madres de soldados de Irak y Afganistán que sufren igual.
Ustedes llevan un conteo distinto de los soldados puertorriqueños que han muerto en Irak.
-Son 88 soldados puertorriqueños que han muerto en Irak y en Afganistán. También contamos los que mueren a su regreso a consecuencia de las mutilaciones, los suicidios y los que son de ascendencia puertorriqueña.
¿Qué opina del discurso del Gobierno de Puerto Rico en torno a la guerra?
-No se han pronunciado en contra de la guerra. Lo que pedimos es que hagan como Arnold Schwarzenegger en California, que es republicano y pidió que no enviaran más tropas a Irak. Lo que ha dicho el Gobernador (Aníbal Acevedo Vilá) ha estado bien aguado.
¿Por qué cree que ha sido un tema invisible?
-Aquí hay mucho insularismo, mucha pelea chiquita. No se tiene esa visión del mundo. Pero el pueblo puertorriqueño ha vivido tantas guerras. Debía ser un tema mucho más visible.
http://www.primerahora.com/XStatic/primerahora/template/contenido.aspx?id=183821

24 de abril de 2008

Hasta en Los Simpson critican los métodos engañosos utilizados por los reclutadores


El capítulo, "G.I. D'oh", de Los Simpson critica los métodos usados por reclutadores del Ejército estadounidense para tratar de hacer que jóvenes se unan a las fuerzas militares, haciéndoles promesas falsas o parcialmente ciertas. Tomado de http://550.dreamhosters.com/yvke/noticia.php?5232

23 de abril de 2008

Boletín ARMAS CONTRA LAS GUERRAS

Para ver el boletín en su totalidad ya disponible en la WEB pulse el siguiente enlace:http://www.amcmh. org/PagAMC/ ciar/boletines/ cr_bol183. htm

Gran Concentración y Marcha el 1ro de mayo

Junto a la Coordinadora Sindical, Madres Contra la Guerra apoya esta CONCENTRACIÓN y Marcha el 1ro de mayo, Día Internacional de las y los Trabajadores. Fue el 1ro de mayo del 2003 cuando fundamos Madres Contra la Guerra, pues irónicamente, Bush dijo ese día que se había acabado la guerra en Irak. Nuestro hijo se unió a las fuerzas armadas por estar desempleado. No a la Guerra, Sí al trabajo :

1ro de mayo: 4:00 pm, frente al Departamento del Trabajo en Hato Rey DESDE DONDE MARCHAREMOS A LAS 5:00 PM hacia la Milla de Oro

CONVOCA LA Coordinadora Sindical

¡ MARCHEMOS POR LA PAZ !

MCG se une a la Marcha de Humillación y Reconciliación Nacional -Dios al Hombre a Puerto Rico-sábado 26 de abril 4pm desde el Parque Muñoz Rivera hasta el Capitolio

20 de abril de 2008

La otra guerra de los soldados

Por Mildred Rivera Marrero / mrivera1@elnuevodia.com
Tras regresar de Irak y Afganistán, los militares boricuas enfrentan un desafío mayor y muchas veces más doloroso: reinsertarse en su familia, pero con los traumas de la guerra en la espalda.

La guerra de Irak alteró completamente el matrimonio de Carlos Labarca y Maribel Méndez. Hasta el punto de que un beso podía convertirse en el detonante de un serio conflicto matrimonial.

"Yo un día por poco la mato en un revolú de esos cuando ella me dio un beso. Yo estuve 16 meses allí y tú llegas acá y que te den un beso mientras estás durmiendo, que uno está todavía con un ojo abierto y uno cerra'o. No es fácil", contó el joven de 37 años, que estuvo en territorio árabe del 2004 al 2005 y que regresó con el lado derecho paralizado totalmente, con cinco lesiones en el cerebro y con la audición y la visión afectadas.

Además de la agresividad, ansiedad y sobresalto constante ante cualquier ruido inesperado -que es común en la mayoría de los soldados que regresa de un escenario bélico como Irak o Afganistán- Maribel tuvo que enfrentar la realidad de que su esposo dependería totalmente de ella. La rutina que llevaba con sus tres niños se amplió para ayudar a bañar, vestir y darle las medicinas a su marido; llevarlo a citas médicas y empujar la silla de ruedas o ayudarlo a subir y bajar las escaleras de su casa.

"El depende de mí y, si me cansaba con tres varones, con cuatro me canso un poquito más", reconoció Maribel, quien dejó su trabajo para manejar la situación.

Ver art. completo http://www.elnuevodia.com/diario/noticia/puertoricohoy/noticias/la_otra_guerra_de_los_soldados/394132

17 de abril de 2008

Reveladoras estadísticas que los reclutadores nunca mencionan

300.000 soldados de EE UU sufren problemas mentales
Por: Reuters
Fecha de publicación: 17/04/08
Washington - 17/04/2008. - Unos 300.000 soldados estadounidenses que han participado en las guerras de Irak y Afganistán sufren de síntomas de estrés postraumático o depresión, y cerca de la mitad no recibe atención a su mal. Un estudio independiente realizado por la empresa RAND Corp. también ha calculado que otros 320.000 soldados han recibido una herida posiblemente traumática en el cerebro durante sus misiones, pero los investigadores no pueden decir cuántos de estos casos son serios o requieren de un tratamiento.

Catalogado como el primer sondeo no gubernamental a gran escala en su tipo, el estudio revela que los desórdenes de estrés y la depresión afectan a 18,5% de los más de 1,5 millones de efectivos estadounidenses que han participado en misiones en esas dos zonas de guerra. Las cifras se asemejan a otros estudios realizados sobre este tema.

En febrero pasado, una evaluación del Ejército estadounidense mostró que 17,9% de los soldados en Irak y Afganistán sufrían estrés agudo, depresión o ansiedad en 2007, por debajo del 19,1% registrado en 2006.

Pero el estudio de 500 páginas de RAND, que se basó en parte en entrevistas a más de 1.900 soldados, marineros y Marines, también revela que sólo la mitad de los efectivos que sufren debilidades reciben atención. Y en la mitad de esos casos, el cuidado es sólo mínimamente adecuado.

"Esos hombres y mujeres que han servido a nuestro país en Irak y Afganistán afrontan una gran crisis de salud", afirma Terri Tanielian, una investigadora de RAND que ayudó a desarrollar el estudio. "A menos de que reciban un tratamiento apropiado y efectivo para estas condiciones mentales, habrá consecuencias a largo plazo para ellos y para el país", advierte.

El estudio señala que muchos miembros en servicio no buscan un tratamiento porque temen al estigma de ser asociados con problemas psicológicos, lo que podría afectar sus carreras.

El desorden de estrés postraumático puede ser el resultado de traumas en tiempos de guerra como recibir heridas o ser testigos de otros que las reivab. Los síntomas incluyen irritabilidad, explosiones de rabia, dificultades para dormir, problemas de concentración, y una respuesta exagerada a situaciones sorpresivas. Algunos pueden incluso llevar al suicidio.

RAND recomendó al Pentágono que cree una forma para que los efectivos activos reciban un servicio de salud mental confidencial y monitoree la calidad del tratamiento.

8 de abril de 2008

7 de abril de 2008

Muere otro soldado puertorriqueño en Irak

El capitán Ulises Burgos Cruz, de Humacao, murió el domingo en Irak a causa de heridas sufridas cuando un artefacto explosivo impactó el vehículo militar en el que viajaba.

Burgos Cruz estaba asignado al segundo batallón del Tercer Regimiento de Caballería Aerotransportada, indicó Pedro Silva, portavoz de prensa del Fuerte Buchanan.

"Ya se notificaron a sus familiares, pero aún no sabemos cuándo va a llegar el cadáver a Puerto Rico... de momento, no tenemos información adicional", indicó Silva a Prensa Asociada.

Silva señaló que no tenía datos sobre el lugar exacto de la muerte de Burgos Cruz.

http://www.primerahora.com/noticia/otras/noticias/muere_otro_soldado_puertorriqueno_en_irak/176703

3 de abril de 2008

Fuerzas armadas emiten nuevas normas para reclutadores en universidades

Denunciamos que las Fuerzas armadas de los Estados Unidos emiten nuevas normas para reclutadores en universidades
En materia educativa, las universidades podrían ser pronto obligadas a entregar más información acerca de los estudiantes a reclutadores militares. Según el periódico Marine Corps Times, las fuerzas armadas recientemente anunciaron una nueva política de tolerancia cero con las universidades que interfieren con el trabajo de los reclutadores militares y los programas del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva (ROTC, por sus siglas en inglés). En virtud de las normas que entrarán en vigor este mes, los oficiales militares dijeron que quieren tener el mismo acceso a los directorios de estudiantes que se proporciona a los demás futuros empleadores. La nueva política tampoco permite que las universidades prohíban que los reclutadores militares trabajen en los predios universitarios. Se podrían retirar fondos federales si las universidades no permiten el acceso a los reclutadores ni a los programas ROTC. En otra noticia de reclutamiento, hoy está programada una conferencia de prensa en Berkeley, California para anunciar el cierre de un centro de reclutamiento de la marina que sucitó una ola de protestas en las últimas semanas.
www.democracynow.org


Madres contra la Guerra
Sonia Margarita Santiago, portavoz
Apartado 875 Dorado, PR 00646
http:madrescontralaguerra.blogspot.com